viernes, enero 19, 2007

NATALIE SEVE

UNO

Puede ser
que la esfera evanescente del sol
anhele extinguirse
en cada inhalación abierta.

Puede ser
que la primera gota
que descuelga al diluvio,
patine sobre mi mollera
hasta que un dedo la ahogue.

Puede ser
que el poemilla predigerido,
anhele inmoralizar a mi ego mental.
(y deslumbrar)

Puede ser
que un día me yerga de la litera
esclavo de mis deducciones,
pero resuelva encarnarme
en el alba un cuasisegundo.


ESTACIÓN CARNÍVAL

Clama a la calma del vino,
me auspician los dioses licenciosos,
tiñendo una primavera
que emana desde su divino.

Detona en el cielo
florece acá abajo,
matiza y que te esparzan
en la exageración del éter blanco.

Una fiesta de luces nuevas
que nadie pretende apagar
¡Más Vino, más desorden!
El polen nos instruye,
la verdad de respirar.

Explosión fuera del mundo
implosión en cada ser,
vence la juerga que se envidria
en el museo del placer.

www.furiosa.blogspot.com

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

fiesta

desatados
por la aerofagia del momento
en que salimos a la calle
a respirar vaho.
Haciendo
deporte lisérgico
Dentro de cubos transparentes.

(en fin un ratito para respirar y hechar un pis despues de una noche de fiesta)

poses y gestos
(maneras de estar)
como modelos con ojeras
famélico
mañana, tarde y noche
Caballos para la paz
en discos y cafeterías
Rituales repetidos hasta el infinito.

6:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home